Este contenido viene de la versión anterior de nuestro sitio. Puede que no se vea 100% correcto ;)

os gemeos

Como sabemos que hay mucha gente que se quedo sin poder tener o ver las primeras ediciones de JOIA, que debido a su éxito se fueron agotando rápidamente, hemos decidido abrir esta nueva sección donde iremos mostrando entrevistas que realizamos en los primeros números y sentimos que es necesario que nuestro publico las pueda revivir.

Para comenzar recordaremos una entrevista de Junio del 2008 a 2 grandes del graffiti: Os Gemeos.

Gustavo y Octavio –más conocidos como Os Gemeos– compartieron parte de su trabajo con nosotros en JOIA 05. Eso fue hace un par de años. Hoy los recordamos publicando abiertamente esta entrevista, en la que nos cuentan cómo comenzaron y cómo fueron de pared en pared conociendo y entendiendo a su país –Brasil– y otras partes del mundo. Inauguramos así un nuevo espacio en la web de Joia Magazine, en el que podrán ir conociendo a diferentes artistas y diseñadores que han participado en nuestra revista impresa.

–?Cuándo y cómo comenzaron con el graffiti?

Comenzamos en 1987 en Sao Paulo, en el barrio Cambuci. Esos años estaba empezando a tomar fuerza el graffiti y el Hip Hop. Nosotros éramos niños y salíamos a la calle para jugar. Nuestros amigos eran mayores que nosotros, y se dedicaban a bailar Break y a pintar graffitis en diferentes barrios de la zona. Nosotros ya diseñábamos imágenes cuando los conocimos, pero fue gracias a ellos que empezamos a pintar: comenzamos con la casa de nuestros padres, para luego ir atacando muros del sector. Así comenzó todo; es una pena no tener fotos de esa época.

–Antes de esa época, ?qué cosas los apasionaban? ?A qué le dedicaban su tiempo?

Nos gustaba estar en la calle, jugar en la calle; jugar a la pelota, taco, parefao, pega-pega… cosas de niños. Y cuando estábamos dentro de la casa creábamos nuestros propios juegos. Por ejemplo: tomábamos nuestros juguetes nuevos, los cortábamos con un cuchillo calentado en un horno y montábamos nuestros propios juguetes. Éramos así con todo: armábamos grandes construcciones en todo el living, con casitas de hasta 10 pisos para colocar nuestros playmobils; a veces las jugarretas eran tan reales que llegábamos a prender fuego a los juguetes dentro de la casa. Adorábamos hacer fogatas, al menos una o dos a la semana. Era una época mágica.

En la escuela éramos desordenamos, nuestra madre siempre tenía que ir por nosotros, pues las profesoras no sabían qué hacer. No éramos para nada de obedientes. Esto tiene que ver con que siempre tuvimos completa libertad en nuestra casa para jugar de la forma que quisiésemos… hay que confesar que nuestros padres nos tuvieron muchísima paciencia.

–Nos parece interesante la idea de que siendo dos personas diferentes, el espectador no logre diferenciar entre lo que hace Gustavo y lo que hace Octavio. ?Siempre pintan los dos juntos?

Pintando siempre somos Os gemeos. Os gemeos es lo que yo hago, Os Gemeos lo que él hace. En Os Gemeos uno complementa al otro; no existe eso de que uno haga una cosa y el otro otra: nosotros hacemos todo juntos. Yo trabajo con lo que pasa por su cabeza y él con lo que por la mía. Todo lo que pintamos está claro dentro de nosotros mismos, no necesitamos explicarnos nuestras ideas el uno al otro. Es una gran unión; se trata de estar en plena comunión cuando estamos trabajando. Esto no le sucede a ninguna de las personas con las que nos relacionamos. Creemos que se trata de una armonía que sólo puede existir entre nosotros.

–En su trabajo vemos muchos elementos que hacen que sus pinturas sean reconocibles en cualquier parte del mundo: ?Qué los ha influenciado en la creación de estos personajes, mundos y escenarios?

Esto es algo que sucedió 50% natural y 50% porque nos preocupamos de tener un estilo, una característica propia: nuestro propio lenguaje. Siempre, desde niños, nos hemos dedicado mucho al diseño, y creemos que eso nos ha ayudado mucho a tener clara nuestra estética. Además, siempre hemos estado abiertos a nuevas influencias, cosa que nos aporta puntos de vista, y no nos limita en nuestra persistencia en aquello que queremos. Creo que te puedes influenciar por muchas cosas, como artistas, música, fotos, pero que lo más importante es tener una meta, un objetivo, y sentir que realmente tienes que hacer esto, y encontrar la mejor forma de hacerlo, respetando siempre a los otros. En otras palabras: cuando tienes una meta, cualquier influencia es válida, porque te ayuda a construir tu propio estilo, pero si no sabes qué hacer, si no tienes claras tus metas, no avanzarás en nada. Creo que nuestro trabajo va a recibir influencias toda la vida; gracias a Dios hoy podemos optar y seleccionar mejor las cosas que vemos, evitando así perder el tiempo en boberías. La vida es muy corta y nosotros tenemos mucho que pintar; la película está pasando en nuestras cabezas, y cada escena debe salir: tenemos que pintarlas… Y lo más importante: amamos lo que nosotros hacemos.

–?Cómo definirían las temáticas de su trabajo?

Amor, fantasía, alegría, diversión, sexo, amistad de verdad, familia, crítica, poesía, silencio, ojos mecánicos, soledad, naturaleza, Dios, rabia, odio, indignación, pena, viajes, sueños, fiesta, anarquía, música, ilegalidad, sinceridad, historia, inocencia, juego.

– En Mayo del 2007 pintaron un castillo en Escocia, en lo que fue “The Graffiti Project”. ?Cómo resultó esa experiencia?

Fue un proyecto especial, no sólo por el hecho de haber sido un Castillo en Escocia, sino por todo o que significó el encuentro. Conocimos personas muy especiales. Todod los miembros de la familia Boyle (dueños y residentes del Castillo) nos recibieron muy cálidamente; estuvimos un mes conviviendo días con ellos, aprendiendo cada día algo distinto sobre su cultura y sus costumbres. Fue un gran Cambio; aprendimos mucho.

Los principales organizadores fueron la propia familia Boyle. Los hijos Alice y David Boyle tuvieron esta idea de pintar la parte antigua del Castillo (que tiene mas de 800 años), y decidieron invitarnos a nosotros dos, a la Nina y al Nunca. Así, los cuatro hicimos un trabajo en conjunto.

Sin duda fue uno de los mejores proyectos en los que hemos participado…

–Ustedes empezaron muy jóvenes pintando en las calles, ligados a lo underground y retratando la cruda realidad de Brasil. Actualmente su trabajo lo exponen en galerías de todo el mundo, además de trabajar para grandes multinacionales como Nike. ?Qué piensan de la comercialización de su trabajo?

Creo que son dos mundos muy diferentes. Cuando trabajamos en la calle el trabajo está ahí, al frente de las personas que aman el graffiti. ?Por otro lado, enmarcados en la producción artística contemporánea, escogemos trabajar con galerías por la posibilidad de usar el espacio como un todo, porque se nos permite crear nuestro propio universo de formas, pinturas, esculturas, mús

icas e instalaciones; se vuelve posible hacer que las personas entren a nuestras cabezas y vean esta película que nosotros vemos todos los días. Las galerías y los museos te permiten crear estos ambientes. Además, es muy divertido; hemos aprendido mucho durante estos años trabajando en grandes galerías como la Deitch, Fortes Vilaça y la Pillar. Siempre es interesante averiguar la manera como ellos observan este mundo, ¡nuestro mundo! Por otro lado, es posible saber qué opina la gente que observa nuestro trabajo.

Nosotros consideramos que si estás en una galería sólo para vender y hacer dinero, es porque realmente estás lejos del mundo de las artes. Nosotros queremos usar el espacio de la mejor forma, transformarlo, hacer que nuestro sueño se haga realidad, el resto no son más que consecuencias. El proceso creativo es el resultado final, es lo que le interesa a la gente que va a ver arte. Luego, lo que las personas digan, en realidad no importa tanto… ?quiénes somos nosotros para criticar una obra de arte?

Respecto a los trabajos más comerciales, sí, hemos realizado, por ejemplo, ese que ustedes mencionan, el de Nike, y lo enfrentamos como un trabajo más, y como todos nuestros trabajos, lo realizamos con el alma, con la transparencia de decir lo que queremos pintar y lo que sentimos al pintar. Ese fue un proyecto muy especial: éramos libres de pintar y decir lo que quisiéramos, y eso fue lo que hicimos.

–?Qué cosas les entrega el pintar en la calle que nunca van a encontrar en las galerías de arte o pintando sobre soportes indoor?

Buena pregunta. Creemos que es mucho lo que nos entrega la calle. La calle nos enseñó a ver los diferentes entornos, las diferentes personas, cada mundillo; nos enseñó cómo lidiar con las situaciones inesperadas, cómo protegernos, cómo manejar una situación difícil, cómo defender lo que es nuestro, cómo luchar por el objetivo, cómo pedir permiso para entrar y agradecer a la hora de salir, cómo improvisar, si girar, desconfiar de las personas… en fin, muchas cosas. La calle es un lugar en el que no existe un doble.

–Sabemos que ustedes se toman el graffiti con mucho profesionalismo, organizando muy bien su tiempo. ?Cómo es un día común de pintura callejera de Os Gemeos en Sao Paulo?

Cada día y un día, nunca igual al otro… Creemos que es por la tensión de usar la calle y por el hecho del elemento sorpresa, de no saber con lo que te vas a encontrar. Sólo hay que salir a conquistarla, salir con las tintas sin rumbo…

–?Qué opinan respecto a lo que pasa con las favelas en Brasil?

Es difícil. Es una situación triste. Podría ser diferente si no hubiese tanta mugre y corrupción; esas personas fueron forzadas a improvisar y crear su propio mundo. Es como si las favelas fueran otro país con sus propias leyes y su propia cultura (un lugar donde también, generalmente, nacen las cosas más bellas), creo que el sufrimiento, el hambre y la pobreza tienen un lado muy triste, pero también podemos observar un lado positivo ahí, pues es de esos lugares y de esas personas que nace, por ejemplo, el Carnaval, nuestra Samba, y muchas otras cosas positivas; fueron forzados a improvisar y encontrar una forma de divertirse y a ser felices sabiendo que viven en condiciones precarias. Nosotros ya vimos muchos buenos artistas que vienen de las favelas, y eso siempre va a suceder. Improvisar es crear, y eso es lo que ocurre en esos lugares, ¡algo increíble! Todo debe ser creado nuevamente, repensado, hasta la manera de colgar las ropas en el colgador. Ellos necesitan decir muchas cosas, hablar y gritar, doblar para vivir un día más; deben construir todo, y tener siempre en cuenta que de un día para otro quizás no despertarás. Brasil creció así: desde el inicio nos quitaban todo, construían castillos afuera de aquí y nos quedábamos sólo con las sobras, fuimos forzados a improvisar y a seguir día tras día viviendo bajo los que tenían el poder, ahogando a los humildes, robando y usando todo lo que se podía. Y hoy en día nada ha cambiado: creemos que el punto principal es la educación: nuestro gobierno no muestra interés por ofrecer una educación gratuita de calidad. Brasil es un país donde la gran masa aprendió a ser feliz con muy poco, y muchos de los que están en el poder abusan de esto para manipular, robar, mentir, engañar y hacer promesas a nuestro pueblo. Mientras, por otro lado, el pueblo tiene también cierta culpa: pocas veces puedes ves al pueblo luchar por alguna cosa en el Brasil; me refiero a ir a las calles y reivindicar, exigir lo mínimo de “sus derechos”, derechos que muchos ni siquiera saben que tienen; por ejemplo, exigir tener un puesto de salud con buena atención, sin tener que estar toda la noche en la fila para poder ser atendido.

Nos sucede a menudo que no estamos conformes con ciertas situaciones y escenas que nos toca ver; es increíble cómo el pueblo es tan creativo, amigable y receptivo, mientras, por otro lado, es tan malo y silencioso.

–Después de tantos viajes por el mundo y de conocer a tantos artistas, ?dónde les parece que está lo mejor en graffiti, y qué artista contemporáneo les inspira el mayor respeto?

Es difícil… Hoy en día existen muchos lugares con muy buenos artistas del graffiti. Tal vez hoy el foco está en el Norte de Europa, en países como Suiza y Finlandia; ellos crearon un estilo único de pintar, y han influenciado mucho a las nuevas generaciones. Europa siempre ha sido un lugar fuerte para el graffiti. Brasil ya tuvo sus tiempos, pero hoy está más de moda hacer exposiciones en galerías, apagando así la llama del graffiti.

Respecto a los artistas contemporáneos, uno de nuestros favoritos es Bispo do Rosario, quien ahora ha realizado unos trabajos realmente chistosos, ¡que dan mucha risa!

Por otro lado, no somos tan afines al arte moderno en general: cables de luz amarrados de modos absurdos, un pedazo de madera lisa en el suelo, etc. Ese tipo de trabajos contemporáneos que van más por la línea de lo conceptual, para nosotros no tienen ningún talento.

–Sabemos que, como buenos brasileños, les gusta mucho el fútbol. ?Qué les parece que el mundial del 2014 se lleve a cabo en Brasil?

Bueno, para Brasil de seguro es un sueño hecho realidad. Pero nosotros somos aún hinchas de Biro Biro, Miller, Casa Grande y Garrincha, entre otros. Ahora se juega distinto: es una vergüenza, llega a ser ridículo. Para el 2014, estamos con toda nuestra fe puesta en Arabia Saudita: será la nueva revelación.