Emeric Trahand

Varios | Por hace 6 años.
Este contenido viene de la versión anterior de nuestro sitio. Puede que no se vea 100% correcto ;)

EMERIC TRAHAND
Texto: Tamara Meruane


“Como creativo, uno es un catalizador de su tiempo y espacio, y como creador de contenidos, uno se dedica a inventar un lenguaje visual para traducir su propia cultura”

Fecha de nacimiento: principios de los 80
Lugar de nacimiento: San Quintín, Francia
Lugar de residencia: Brooklyn, NY
Sitio web: www.stillontherun.com

De manera autodidacta comenzó a jugar con los softwares de diseño. A través de su sitio en Myspace subió su primer portafolio el 2006 y se hizo conocido. Tiene menos de 30 años y ya ha tenido clientes de la talla de Emi Music, Adidas, Cacharel o Toyota, y con su trabajo como ilustrador, ya es parte de The KDU.

Emeric Trahand (29) a veces ve películas de Kurosawa y se pasea sin mucho ánimo por algunos bares de su San Etienne, en Francia. Va a la universidad y estudia marketing y management, lo cual no le apasiona mucho. Siempre ha estado interesado en el arte; se siente influenciado por la cultura japonesa, de ahí su seudónimo: Takeshi. Todo sigue sin mucha novedad hasta que el 2006 conoce los softwares de diseño. Comienza a jugar con ellos, sobre todo con Photoshop, el cual se le hace muy familiar. Sus amigos y cercanos empiezan a encargarle pequeños proyectos, sobre todo flyers para fiestas. A partir de entonces, su pasión por crear imágenes crece a gran escala. Se motiva y se lanza a trabajar en serio. Sube su primer portafolio ese mismo año, con una pequeña colección de sus primeros trabajos. Sus diseños comienzan a ser reconocidos a través de Myspace y de algunos blogs creativos. De ahí en adelante las cosas pasan rápido: los clientes se ponen en contacto con él, le piden más cosas, Takeshi renueva su portafolio, consigue impactar, y de pronto ya se ha transformado en el ilustrador y director creativo de varias campañas de importantes marcas como Adidas, Toyota o Emi Music.



-Tu carrera tuvo un ascenso rapidísimo. ?Qué ha sido lo más difícil durante este tiempo?

Creo que una de las cosas más difíciles ha sido mantenerme redefiniendo mi estilo y eligiendo correctamente las direcciones que quiero tomar en mi trabajo. Me niego a ser estático y producir variaciones de la misma pieza una y otra vez. Además, como la mayoría de nosotros (los diseñadores), me inspiro todos los días en otros, pero sigo buscando la originalidad y la unidad en mis creaciones. Es un proceso muy complejo que me obliga a seguir un enfoque constante en lo que estoy haciendo. Esta práctica es aún más difícil cuando se trabaja en proyectos comerciales, pues en ellos hay limitaciones impuestas a la creatividad (las instrucciones del cliente), y estas pueden llegar a ser frustrantes.

-Te creo, pero tienen que haber cosas gratificantes…

Sí. Obviamente la parte más gratificante de mi carrera es poder vivir en una ciudad como Nueva York, colaborando con profesionales increíbles, aprendiendo y siendo inspirado por ellos. Mirando hacia atrás y recordando cómo empezaron las cosas, evaluando la escasez de posibilidades que tenía antes, me doy cuenta de que me he convertido en un ilustrador exitoso… no hay duda de que todos estos son grandes premios.

-?Cómo fue mudarse a Nueva York?

Nueva York es una ciudad intensa, tanto en lo referente al trabajo como a la vida del día a día. También es muy difícil en cuanto a que hay una competencia feroz que está en todas partes. Además, las tendencias están cambiando constantemente. Para llegar hasta acá, uno realmente tiene que intensificar su juego e imponer sus puntos de vista. También, como creativo, hay que tomarse un tiempo para digerir el nuevo entorno y ganar la tranquilidad para estar completamente creativo de nuevo. Creo que literalmente me llevó casi un año estar totalmente estable y concentrado cien por ciento en la creación.



La vida lejos de casa

Takeshi comienza su día de trabajo alrededor de las 10 de la mañana. Revisa e-mails, sigue con proyectos con sus agentes o clientes y organiza su rutina. Luego va al gimnasio, ejercita un rato y después vuelve a la oficina para producir. Todos los días trata de dedicarle varias horas seguidas a la creación. Para él tomarle el ritmo es algo complejo: debe invertir muchísimo tiempo para obtener los resultados esperados. Pone un poco de música clásica o minimal y así se pasa la tarde concentrado, trabajando a veces más de 12 horas sin parar. Va dejando atrás cada etapa en que se siente atrapado; y así, pacientemente, va perdiendo de vista la vida fuera de su mundo creativo.

Hoy, en Brooklyn, Emeric Trahand ve las cosas con mucha más claridad, y esto, en parte, gracias a David Gensler, del estudio de diseño The KDU, quien se transformó en un gran consejero y compañero de trabajo.

-En nuestra edición pasada entrevistamos a David Gensler y conocimos el mundo de The Kdu (The Kingston Design Union). ?Qué significa para ti trabajar ahí?

Fue una verdadera recompensa ser contactado por David para unirme a The KDU. En ese momento, la mayoría de las personas que estaban ahí eran diseñadores que tenían toda mi admiración y respeto. Pertenecer al mismo equipo fue una gran emoción para mí. Me obligó a ser más serio en mi trabajo y mejorar mis habilidades. Hace poco me reuní con David en Nueva York y hablamos de su visión y la experiencia ganada a través de los años. Él es un hombre de convicciones. Inventa su propio camino a través de una sociedad ultra competitiva y está teniendo éxito. Yo realmente confío en su asesoramiento respecto a la manera de dirigir mi propia carrera. Él es un gran tipo.

-Aún no llegas a los 30 y ya tienes un gran portafolio. ?Crees que la mirada de un joven tenga algo capaz de cautivar a las marcas?

La mayor parte del tiempo las marcas contratan a jóvenes ilustradores para atrapar la atención de un público joven. Como creativo, uno es un catalizador de su tiempo y espacio, y como creador de contenidos, uno se dedica a inventar un lenguaje visual para traducir su propia cultura. Además, otro motivo es que los jóvenes creativos entregan un enfoque diferente. Hay un montón de diseñadores autodidactas con un proceso y visión totalmente refrescante, personas que logran crear algo diferente a los estándares de la industria. Esto ayuda a las marcas a desarrollar algo nuevo, innovador y conectado.



-Has dicho que tu influencia proviene del hip hop, el drum and bass, las zapatillas, los comerciales de tv, los submarinos nucleares rusos, las películas de ciencia ficción y un sinnúmero de cosas más, ?pero qué es lo que te inspira específicamente de esta avalancha de cosas?

Creo que dije algo así hace unos años, cuando no tenía ningún conocimiento acerca de la ilustración. Probablemente fue también una manera de expresar el hecho de que estaba perdido en un torbellino de inspiraciones, y que mi trabajo era un resultado bastante caótico de todo tipo de cosas. Aún así, crecí, y creo que mi inspiración ha cambiado con el tiempo. Ahora estoy buscando más para encontrar el equilibrio justo en las formas y colores y jugando con la luz, más que introduciendo ideas muy concretas o elementos puntuales. Me siento mucho más inspirado ahora por el diseño minimalista, el arte clásico, materiales y espacios. Cuando comencé a ilustrar, todo se trataba de llenar el espacio con elementos y darle mucha atención a los mismos. Ahora me doy cuenta de la importancia del espacio en sí mismo.

-En ese sentido, el diseño gráfico francés, desde Gustave Doré con sus ilustraciones a Delacroix practicando la litografía, tiene una gran tradición. ?Qué de particular tiene para ti este diseño? ?Te ha influenciado en algún modo el trabajo de estos artistas?

Doré es sin duda uno de mis artistas favoritos de todos los tiempos. Es curioso que lo mencionaras, porque me encantan los detalles en su obra, el impacto del blanco y negro, y sus temas místicos. Tengo unos cuantos libros en casa y puedo pasar horas observando las escenas dentro de cada escena. El diseño francés (desde una perspectiva más general, aunque no me siento la mejor persona para analizarlo), me parece muy conectado con otras escenas de arte, con la música y los espectáculos en general. Basta con mirar cómo la escena de la música electro de Francia influenció el diseño en los últimos años. ?Al mismo tiempo, para ser realmente honesto, la gente creativa como yo, está trabajando en línea, es parte de las mismas redes y comunidades de arte. Está leyendo los mismos blogs de diseño y chateando entre sí durante todo el día. Así es que veo que las fronteras se desvanecen rápidamente y las referencias tienden a ser homogéneas e internacionales. Finalmente, esto es un pequeño mundo.