Cargando galería...
Elsa Guillet nos muestra el paraíso suizo
Elsa Guillet nos muestra el paraíso suizo
Elsa Guillet nos muestra el paraíso suizo
Elsa Guillet nos muestra el paraíso suizo
Elsa Guillet nos muestra el paraíso suizo
Elsa Guillet nos muestra el paraíso suizo
Elsa Guillet nos muestra el paraíso suizo
Elsa Guillet nos muestra el paraíso suizo
Elsa Guillet nos muestra el paraíso suizo
Elsa Guillet nos muestra el paraíso suizo
Elsa Guillet nos muestra el paraíso suizo
Elsa Guillet nos muestra el paraíso suizo
Elsa Guillet nos muestra el paraíso suizo
Elsa Guillet nos muestra el paraíso suizo
Elsa Guillet nos muestra el paraíso suizo
Elsa Guillet nos muestra el paraíso suizo
Elsa Guillet nos muestra el paraíso suizo
Elsa Guillet nos muestra el paraíso suizo
Elsa Guillet nos muestra el paraíso suizo
Elsa Guillet nos muestra el paraíso suizo
Elsa Guillet nos muestra el paraíso suizo
Elsa Guillet nos muestra el paraíso suizo
Elsa Guillet nos muestra el paraíso suizo
Elsa Guillet nos muestra el paraíso suizo
Elsa Guillet nos muestra el paraíso suizo
Elsa Guillet nos muestra el paraíso suizo
Elsa Guillet nos muestra el paraíso suizo
Elsa Guillet nos muestra el paraíso suizo
Elsa Guillet nos muestra el paraíso suizo
Elsa Guillet nos muestra el paraíso suizo
Elsa Guillet nos muestra el paraíso suizo
Elsa Guillet nos muestra el paraíso suizo
Elsa Guillet nos muestra el paraíso suizo
Elsa Guillet nos muestra el paraíso suizo
Elsa Guillet nos muestra el paraíso suizo


La fotógrafa suiza Elsa Guillet nos muestra, en la serie Riviera Paradise, el lugar donde creció, la Riviera Vaudoise, a orillas del lago de Ginebra, también conocido como Lago Lemán. Lo describe como un centro económico y turístico inspirado en la Riviera francesa, en el que la vida es agradable y llena de paisajes exóticos. Guillet congeló en su mente las imágenes que veía de pequeña, y las recrea en sus fotografías, como prueba de que, en esa parte de Suiza, el tiempo parece haberse detenido en un momento inquitantemente feliz.



Las fotos narran una historia en viñetas que no tiene inicio, nudo y desenlace, simplemente existe y transcurre de una forma similar a la acción de la serie Twin Peaks, en la que todo pasa mientras parece que no pasa nada. Guillet recorre el lugar de día y de noche, sin ocultar las excentricidades de sus habitantes y de las construcciones, pero transmitiendo la paz y tranquilidad de este “paraíso” ideal para el descanso y el retiro.