Cargando galería...
El testimonio de un expandillero de El Salvador (por El Faro)
El testimonio de un expandillero de El Salvador (por El Faro)
El testimonio de un expandillero de El Salvador (por El Faro)
El testimonio de un expandillero de El Salvador (por El Faro)
El testimonio de un expandillero de El Salvador (por El Faro)
El testimonio de un expandillero de El Salvador (por El Faro)
El testimonio de un expandillero de El Salvador (por El Faro)
El testimonio de un expandillero de El Salvador (por El Faro)
El testimonio de un expandillero de El Salvador (por El Faro)
El testimonio de un expandillero de El Salvador (por El Faro)
El testimonio de un expandillero de El Salvador (por El Faro)
El testimonio de un expandillero de El Salvador (por El Faro)
El testimonio de un expandillero de El Salvador (por El Faro)
El testimonio de un expandillero de El Salvador (por El Faro)
El testimonio de un expandillero de El Salvador (por El Faro)
El testimonio de un expandillero de El Salvador (por El Faro)
El testimonio de un expandillero de El Salvador (por El Faro)
El testimonio de un expandillero de El Salvador (por El Faro)
El testimonio de un expandillero de El Salvador (por El Faro)

Raúl Valladares quiere borrar, literalmente, su vida anterior. Poco a poco y a través del Instituto Nacional de la Juventud de El Salvador, está logrando eliminar los tatuajes de su cuerpo y de su cara, el estigma de un pasado como miembro de la pandilla 18-Revolucionarios de San Salvador. Los periodistas Fred Ramos y Carla Ascencio, del portal de noticias El Faro ofrecen, a través de fotos y videos, el testimonio de este hombre que decidió rehabilitarse y salir de la pandilla cuando estaba en la cárcel detenido y acusado del asesinato de un policía. Raúl, antes conocido como el Shadow, afirma que su vida corre más peligro ahora que salió de la pandilla que antes cuando pertenecía a ella.


A pesar de su voluntad y buenas intenciones (y de haberse hecho evangélico), la gente sigue mirándole mal en la calle, y nadie le da trabajo. Cuando sale de su casa lo hace cubriendo los tatuajes de su cara con maquillaje. Finalmente, junto a su pareja, decidieron que sería ella la que trabajaría y aportaría dinero a la casa, y él se quedaría en casa cuidando de sus hijastros. Las fotos y videos del expandillero demuestran que es posible salirse de la “mala vida” pero que ese pasado siempre va a pesar sobre tus hombros.