Este contenido viene de la versión anterior de nuestro sitio. Puede que no se vea 100% correcto ;)

“El humor puede ser portador de mensajes que de otra forma son difíciles de comunicar. A mí me sirve para liberar mis pensamientos e ideas de lo pretencioso, al mismo tiempo que me abre puertas para nuevas rutas y ángulos”.

El pintor sueco Andreas Englund nació en Falun en 1974, pero está radicado en Estocolmo. Desde ahí presentó al mundo los trabajos que le han valido mayor reconocimiento, como su última serie sobre un superhéroe que debe lidiar con los achaques de la tercera edad.

Usando un personaje de ficción en acciones propias de un superhéroe, junto con situaciones típicas de la vida diaria de cualquier persona, Englund se plantea con ironía frente al tema de la vejez, y así provoca reflexiones en el espectador que van más allá de la comicidad con la que se expresan sus pinturas.