Cuando Andy Warhol empezó a reproducir en lienzos los productos de consumo del día a día de cualquier estadounidense algunos pensaron que estaba loco. Hoy en día las obras de Warhol y la corriente artística de la que él es máximo representante, el pop art, es estudiado y expuesto en galerías y museos como cualquier otro movimiento de vanguardia. El artista callejero Jerkface, quien ya apareció en JOIA 45, sigue el mismo proceso creativo: toma símbolos de la cultura y el imaginario popular, los pasa por su propio filtro y los plasma en un muro o en un lienzo.


Como resultado de este proceso, Jerkface pinta donuts de Los Simpsons que harían salivar a Homero, y personajes de dibujos animados o de películas de ciencia ficción, en murales de grandes dimensiones o en lienzos, pero siempre introduciendo algún paso que los hace distintos a través de la repetición o la alteración. Con algunas de sus obras que giran entorno al donut de Los Simpson ha inaugurado una exposición en la galería Over The Influence, en Nueva York, con el nombre de “Donuts” en la que este delicioso es el protagonista.


“El donut de Los Simpsons es una representación de la cultura pop americana”, afirma Jerkface, “hay que tener valor para pintar un donut en un lienzo, no sabes cómo va a reaccionar la gente, probablemente dirán ‘oh, es sólo un donut'”, continúa. En las obras de la exposición el protagonista hace que las obras tomen incluso su misma forma circular.