Como el hermano menor del graffiti, el arte del sticker comenzó a popularizarse en los años ‘80 gracias a las compañías de skate y las bandas de punk rock. Y para muchos de los artistas urbanos que crecieron en esa época, estos papelitos adhesivos no sólo fueron su introducción al diseño gráfico, sino que se convirtieron en el medio más simple para dar a conocer su nombre y su trabajo.

Así y todo, el sticker siempre ha permanecido un tanto en las sombras cuando se habla de arte urbano, por eso hacía falta un documental como Stick To It. Con testimonios de Shepard Fairey, Marc Ecko, 14 Bolt y CJ Ramone, entre otros, el director francés Alexis Deforges te invita a conocer a través de cuatro breves episodios la historia de cómo la cultura del sticker se ha esparcido por el mundo.

“He visto stickers míos pegados en Irak, Jerusalén, Sudáfrica, Hong Kong, México, Brasil, Francia, Inglaterra, Alemania y Rusia; y jamás he visitado esos lugares”, dice 14 Bolt en “Sticky Community”, la entrega que se enfoca en mostrar cómo el intercambio de stickers dentro de la comunidad de artistas ha dado lugar a una especie de colaboración global entre ellos.

¿Cuántas veces te has sonreído por culpa de un sticker gracioso que viste en un poste de luz, en la micro o en un baño público? ¿Cuántas veces en un mismo día te has cruzado con JOIA por las calles Santiago? Los stickers son el contenido viral que sobrevive fuera de internet.

Puedes seguir los siguientes episodios de Stick To It desde su sitio web.