Cargando galería...
Descubre como hace Yoshitoshi Kanemaki sus multifacéticas esculturas
Descubre como hace Yoshitoshi Kanemaki sus multifacéticas esculturas
Descubre como hace Yoshitoshi Kanemaki sus multifacéticas esculturas
Descubre como hace Yoshitoshi Kanemaki sus multifacéticas esculturas
Descubre como hace Yoshitoshi Kanemaki sus multifacéticas esculturas
Descubre como hace Yoshitoshi Kanemaki sus multifacéticas esculturas
Descubre como hace Yoshitoshi Kanemaki sus multifacéticas esculturas
Descubre como hace Yoshitoshi Kanemaki sus multifacéticas esculturas
Descubre como hace Yoshitoshi Kanemaki sus multifacéticas esculturas
Descubre como hace Yoshitoshi Kanemaki sus multifacéticas esculturas
Descubre como hace Yoshitoshi Kanemaki sus multifacéticas esculturas
Descubre como hace Yoshitoshi Kanemaki sus multifacéticas esculturas
Descubre como hace Yoshitoshi Kanemaki sus multifacéticas esculturas
Descubre como hace Yoshitoshi Kanemaki sus multifacéticas esculturas
Descubre como hace Yoshitoshi Kanemaki sus multifacéticas esculturas
Descubre como hace Yoshitoshi Kanemaki sus multifacéticas esculturas

Aunque el resultado final del trabajo de la japonesa Yoshitoshi Kanemaki es suficiente para impresionarte, el proceso de creación de sus esculturas conseguirá fascinarte aún más. Con un tronco y un cincel esta artista esculpe sus figuras de tamaño real en las que se plantea la dualidad de la raza humana, que se debate entre el bien y el mal, entre la vida y la muerte, o que presenta diversas caras dependiendo de la situación y de su conveniencia. La precisión y el detalle que logra en su trabajo junto a la profundidad conceptual de las temáticas que elige, la han convertido en una admirada artista en todo el mundo.

4dea3d050f85fe644f2114462692c0c2

Las esculturas de Kanemaki hablan de miedos, de imperfecciones, de hipocresía, y de rarezas desde un punto de vista irónico y con sentido del humor. La lección que pretende darnos no es la de temer a la muerte, ni quiere criticar nuestra multiplicidad de caras, la finalidad es la de hacer patente una realidad: hay que aceptar nuestra mortalidad como parte de la experiencia vital, así como nuestras diversas facetas como algo positivo. Somos humanos e, igual que la madera de la que están hechas las esculturas, somos un material perecedero, que pierde brillo y juventud con el tiempo, pero gana en sabiduría, en trascendencia y en conocimiento del entorno y de uno mismo.

Lo perturbador y bizarro de las esculturas emerge en cada cincelada o golpe de sierra, y la masa cilíndrica informe que antes era un tronco termina siendo otra cosa completamente distinta: un cuerpo que trata de librarse de una segunda piel, un personaje que se encuentra irremediablemente atado a un esqueleto, un hombre cuya cabeza lo une a su otro yo, etc. Su técnica está basada en la metodología tradicional japonesa de tallar madera mezclada con métodos alternativos de trabajo. “Trato de estimular a la gente para que preste atención al significado de estar vivo y ser humano […], creo que plantearte esa pregunta es más importante que responderla”.

Echa un vistazo al proceso de creación de sus esculturas de madera para entender la complejidad de su trabajo y de su técnica.