Cargando galería...
Decotora, La subcultura del arte camionero japonés
Decotora, La subcultura del arte camionero japonés
Decotora, La subcultura del arte camionero japonés
Decotora, La subcultura del arte camionero japonés
Decotora, La subcultura del arte camionero japonés
Decotora, La subcultura del arte camionero japonés
Decotora, La subcultura del arte camionero japonés
Decotora, La subcultura del arte camionero japonés
Decotora, La subcultura del arte camionero japonés
Decotora, La subcultura del arte camionero japonés
Decotora, La subcultura del arte camionero japonés
Decotora, La subcultura del arte camionero japonés
Decotora, La subcultura del arte camionero japonés
Decotora, La subcultura del arte camionero japonés
Decotora, La subcultura del arte camionero japonés
Decotora, La subcultura del arte camionero japonés
Decotora, La subcultura del arte camionero japonés
Decotora, La subcultura del arte camionero japonés

42f1cd5745ab355ae610c948847be149

Verdaderas piezas de arte en movimiento cubiertas con luces de neón y mucho cromo; una mezcla entre una nave extraterestre de hollywood en los 80’s o un casino de Las Vegas en la actualidad. Los camiones “Decotora” son el emblema de una subcultura que ha crecido mucho en la ultima decada en las solitarias carreteras de Japón.
En el verano de 1998 el fotografo Tatsuki Masaru empezó a tomar fotos a los primeros camiones decorados y a conocer las historias de quienes estan detras de las ruedas pimpeadas.

b18de468f51caa7bef5a5acbf3169cf0

Hay varias “teorías” de cuando y como empezó la subcultura de las “Decotora”, la mas fuerte dice que en los 70’s los camiones pesqueros del noreste de Japón empezaron a decorar sus maquinas poco despues de la aparición de una serie de peliculas de culto llamadas “Trucker”. Pero no fue hasta la decada de los 90’s que las cosas se pusieron serias con el cromo y todo el look de casino movil.

De entre muchos testimonios que Tatsuki Masaru recopiló en su proceso uno de los que mas lo cautivo y en el cual el piensa que reside la escencia de esta subcultura es: “Al principio, no me gustaba este trabajo. Pero tenía que amar a mi trabajo para vivir, así que empecé a decorar mi camión “.