Este contenido viene de la versión anterior de nuestro sitio. Puede que no se vea 100% correcto ;)

Kikuo Ibe pertenece a esa selectísima elite intelectual de los que logran la inspiración cuando las cosas se caen (como Newton). En su caso lo que se cayó fue su reloj, y la inspiración fue la creación de G-Shock.

El padre del reloj hecho para resistir golpes y caídas recibió a Joia con poco tiempo disponible, pero con la máxima gentileza, aprovechando su visita por el Shock the World Tour 2011, fiesta que rinde tributo al reloj de Casio. Traductor de por medio -ya que el señor Ibe sólo habla japonés-, nos contó la anécdota que dio origen a su creación y nos contestó algunas preguntas.

“En Japón es tradición que cuando un hijo entra a la enseñanza media, los padres le regalen un reloj. Yo usé el mío por años, hasta que entré a trabajar a Casio en 1976. Un día estando en la oficina se me cayó y se rompió. Entonces tuve la idea de hacer un reloj que no se rompiera al caer”.

 

¿Cómo fue el proceso hasta llegar al modelo definitivo?

Conformé Project Team Tough, un equipo de diseñadores y creativos con el que hicimos más de 200 prototipos. En 1983 lanzamos G-Shock, que marcó un antes y después en la industria relojera mundial.

 

¿Cómo ve el mercado de los relojes hoy?

Es cierto que principalmente por el celular la gente ya no los usa tanto. Pero ahora el reloj no sólo tiene su función práctica, si no que es un objeto de moda, que marca el estilo de quien lo usa. En Japón la mayoría de los hombres de negocios usan reloj, y algunos tienen 3 o 4. Mucha gente tiene diferentes relojes que usan dependiendo de la ocasión, que puede ser formal o informal. Yo creo que en Chile también tienen esa tendencia.

 

¿Cuál es su rol actualmente dentro de Casio?

La empresa tiene la tradición de que cuando un ingeniero cumple 55 años -ahora tengo 59- se aleja un poco del trabajo diario y empieza a ejercer como mentor de los ingenieros más jóvenes. Así que viajo mucho buscando ideas nuevas y se las transmito a los que están empezando. He visitado más de 25 países.

 

Por último, ¿qué le ha llamado la atención de Santiago?

3 cosas: el clima, muy agradable, las caras alegres de la gente, y la seguridad para poder salir a la calle de día o de noche. También la cercanía de la cordillera.