Cargando galería...
Chris Round se fue de crucero por China
Chris Round se fue de crucero por China
Chris Round se fue de crucero por China
Chris Round se fue de crucero por China
Chris Round se fue de crucero por China
Chris Round se fue de crucero por China
Chris Round se fue de crucero por China
Chris Round se fue de crucero por China
Chris Round se fue de crucero por China
Chris Round se fue de crucero por China
Chris Round se fue de crucero por China
Chris Round se fue de crucero por China
Chris Round se fue de crucero por China
Chris Round se fue de crucero por China
Chris Round se fue de crucero por China
Chris Round se fue de crucero por China
Chris Round se fue de crucero por China
Chris Round se fue de crucero por China
Chris Round se fue de crucero por China
Chris Round se fue de crucero por China
Chris Round se fue de crucero por China
Chris Round se fue de crucero por China

Day-3---Women-taking-selfies-and-photos-at-stern-less-yellow_1250
En diciembre de 2015 el fotógrafo australiano Chris Round partió en un crucero entre Shangay y Hong Kong pasando por Okinawa. En este trayecto fotografió escenas tan absurdas como reales para muchos chinos que nunca han salido de vacaciones hasta que se jubilan o hasta ahora, que sus condiciones económicas se lo permiten. Era invierno pero eso no impedía que en la cubierta se realizaran todo tipo de actividades acuáticas al aire libre. Todo ello ante la fascinada e ilusionada mirada de los viajeros a bordo que tomaban fotos en todo tipo de dispositivos armados con un incansable selfie-stick.

Day-1---man-with-newspaper-on-face-sunbathing_1250
A Round le gusta explorar los espacios, le atraen especialmente lo no-lugares, esos que son ocupados por un tiempo limitado, transitados pero no habitados. El impacto que estos espacios producen en los humanos es lo que trata de plasmar el fotógrafo en sus imágenes. Cada uno de los sujetos de esta serie, Cruise, disfrutaban de forma distinta de ese lugar en movimiento, una vía de escape de la ciudad super-poblada en la que viven. Y es que la única forma de escapar de la contaminación urbana es el mar; aunque tampoco mejora desde ahí la vista de la niebla tóxica.

En los últimos años los cruceros en China han ido aumentando fruto del crecimiento económico del país, que ha adoptado costumbres de ocio de los países occidentales. Cada vez son una opción más atractiva para vacacionar, pero en ellos se mantienen, sin duda, las peculiares costumbres orientales.