Cargando galería...
Chris Payne nos abre las puertas de las fábricas textiles norteamericanas
Chris Payne nos abre las puertas de las fábricas textiles norteamericanas
Chris Payne nos abre las puertas de las fábricas textiles norteamericanas
Chris Payne nos abre las puertas de las fábricas textiles norteamericanas
Chris Payne nos abre las puertas de las fábricas textiles norteamericanas
Chris Payne nos abre las puertas de las fábricas textiles norteamericanas
Chris Payne nos abre las puertas de las fábricas textiles norteamericanas
Chris Payne nos abre las puertas de las fábricas textiles norteamericanas
Chris Payne nos abre las puertas de las fábricas textiles norteamericanas
Chris Payne nos abre las puertas de las fábricas textiles norteamericanas
Chris Payne nos abre las puertas de las fábricas textiles norteamericanas
Chris Payne nos abre las puertas de las fábricas textiles norteamericanas
Chris Payne nos abre las puertas de las fábricas textiles norteamericanas
Chris Payne nos abre las puertas de las fábricas textiles norteamericanas
Chris Payne nos abre las puertas de las fábricas textiles norteamericanas
Chris Payne nos abre las puertas de las fábricas textiles norteamericanas
Chris Payne nos abre las puertas de las fábricas textiles norteamericanas
Chris Payne nos abre las puertas de las fábricas textiles norteamericanas
Chris Payne nos abre las puertas de las fábricas textiles norteamericanas
Chris Payne nos abre las puertas de las fábricas textiles norteamericanas
Chris Payne nos abre las puertas de las fábricas textiles norteamericanas
Chris Payne nos abre las puertas de las fábricas textiles norteamericanas
Chris Payne nos abre las puertas de las fábricas textiles norteamericanas
Chris Payne nos abre las puertas de las fábricas textiles norteamericanas
Chris Payne nos abre las puertas de las fábricas textiles norteamericanas

Payne_11

Aunque con la globalización y deslocalización de la industria textil es poco probable que lleves puesta alguna prenda fabricada en norteamérica, puede ser que te interese saber como es en ese país el proceso de elaboración de los textiles (spoiler: no implica explotación infantil, por lo que vemos). El fotógrafo y arquitecto Chris Payne te lo muestra a través de una serie de fotografías a la que ha llamado Textiles y, junto a otras series, Asylum o North Brother Island, por ejemplo, componen un retrato de arquitectura en declive en el país del American Dream.

Parece ser que aún hay gente a la que le gusta el trabajo bien hecho, con los métodos tradicionales y en infraestructuras que se han reinventado pero aún usan el sistema original de tejido con equipamento “vintage”, a pesar de que tengan que pagar un poco más por su ropa o textiles. Estos consumidores y otros compradores, como el ejército Norteamericano, son los que mantienen viva la industria textil. Payne ha querido ensalzar este sector fotografiando momentos claves del proceso de fabricación, armándose de paciencia y esperando incluso meses para obtener la toma perfecta de una de las fases de ese procedimiento.

cp2

El resultado son imágenes en las que el contraste del color de las telas y los tonos grises de la maquinaria es especialmente bello dentro de un espacio industrial más o menos tecnificado. Además, el fotógrafo también quiso inmortalizar a los que trabajan junto a las máquinas o con ellas, facilitando la obtención de mejores estampados o colores o cosiendo ellos mismos de forma manual.

Es muy curioso que no tengamos idea de como se fabrican la mayor parte de las cosas que están a nuestro alrededor. A veces este desconocimiento viene fomentado por los propios fabricantes los cuales quieren manetener en secreto sus instalaciones, maquinaria y procesos para protegerlos de la competencia. Pero otras veces proviene de nuestro desinterés por el entorno, y de la pérdida del contacto con las cosas hechas a mano o con métodos tradicionales, alejados de una cadena eterna de producción. Payne nos devuelve a la realidad, nos abre los ojos y nos enseña como se hacen las cosas.