Cargando galería...
“Bury me with the Lo On”, de Tom Gould y Thirstin Howl III
“Bury me with the Lo On”, de Tom Gould y Thirstin Howl III
“Bury me with the Lo On”, de Tom Gould y Thirstin Howl III
“Bury me with the Lo On”, de Tom Gould y Thirstin Howl III
“Bury me with the Lo On”, de Tom Gould y Thirstin Howl III
“Bury me with the Lo On”, de Tom Gould y Thirstin Howl III
“Bury me with the Lo On”, de Tom Gould y Thirstin Howl III
“Bury me with the Lo On”, de Tom Gould y Thirstin Howl III
“Bury me with the Lo On”, de Tom Gould y Thirstin Howl III
“Bury me with the Lo On”, de Tom Gould y Thirstin Howl III
“Bury me with the Lo On”, de Tom Gould y Thirstin Howl III
“Bury me with the Lo On”, de Tom Gould y Thirstin Howl III
“Bury me with the Lo On”, de Tom Gould y Thirstin Howl III
“Bury me with the Lo On”, de Tom Gould y Thirstin Howl III
“Bury me with the Lo On”, de Tom Gould y Thirstin Howl III
“Bury me with the Lo On”, de Tom Gould y Thirstin Howl III

1
Hace unos meses presentamos el documental Fresh Dressed que se proyectó en el festival In-Edit, el cual tuvo gran éxito entre la crítica y el público. El documental abordaba la moda que nació en los ghettos de Nueva York y llegó hasta las pasarelas internacionales, dejando una profunda huella en la forma de vestir hasta el día de hoy.

Una de las tendencias “fresh” que se mencionaba era la que fundó el rapero Victor deJesus, conocido como Thirstin Howl III, y consistía en llevar tantas prendas, accesorios y complementos de la marca Polo Ralph Lauren encima como fuera posible. Ninguno de los miembros de esa banda sabían siquiera lo que era el polo como deporte ni lo habían practicado en la vida, lo importante era parecer que lo sabían y que podían costearse una vida de lujos. En esos años todo era cuestión de apariencia.

documenting-the-lo-lifes-brooklyns-ralph-lauren-obsessed-gang-body-image-1467816389
Los Lo-Lifes robaban las prendas en tiendas de la marca, o fabricaban e inventaban nuevos accesorios, apoderándose de el logo y los colores de Ralph Lauren. La marca empezó a llegar a los más jóvenes a través de sus ídolos del rap, y los directivos del resto de marcas de ropa se dieron cuenta y decidieron “subirse al tren” regalando su ropa en los barrios más pobres de la ciudad.

Esta estética aun es recordada hoy en día por los miembros de los Lo-Lifes y todos los que empezaron a copiarla, lo que llevó al fotógrafo Tom Gould a publicar un libro de imágenes de esos años, con la inestimable ayuda de Thirstin. Este libro se llama “Bury Me With The Lo On” y muestra fotos inéditas de los Lo-Life recopiladas durante 5 años de trabajo, así como de esa época en la que tu ropa te definía. El libro cuenta la historia de como ese grupo de chicos sin ningún futuro aparente, pasaron a ser una de las influencias más importantes de la moda de la época.