Este contenido viene de la versión anterior de nuestro sitio. Puede que no se vea 100% correcto ;)

En las calles de Tehran -capital de Irán-,  en departamentos a punto de derrumbarse y en callejones,  los adictos al crack están aumentando considerablemente.  El crack de Irán es distinto al de Occidente:  el “black crack” es hecho con heroína, no con cocaína.

En el intento de documentar a los adictos, Aslon Arafa entró al centro de Tehran con la cámara a cuestas. Si tomar de día una foto en Iran es difícil, capturar imágenes de adictos es aún peor: debido a los códigos morales y a la religión, fotografiar a una mujer con la cara descubierta es casi imposible.  Los resultados de su trabajo están compilados en Black Crack in Iran, un libro con las devastadoras imágenes de hombres y mujeres adictos.


[vimeo]http://vimeo.com/17642055[/vimeo]