Cargando galería...
Apollonia Saintclair – Entre lo perverso y lo fantástico
Apollonia Saintclair – Entre lo perverso y lo fantástico
Apollonia Saintclair – Entre lo perverso y lo fantástico
Apollonia Saintclair – Entre lo perverso y lo fantástico
Apollonia Saintclair – Entre lo perverso y lo fantástico
Apollonia Saintclair – Entre lo perverso y lo fantástico
Apollonia Saintclair – Entre lo perverso y lo fantástico
Apollonia Saintclair – Entre lo perverso y lo fantástico
Apollonia Saintclair – Entre lo perverso y lo fantástico
Apollonia Saintclair – Entre lo perverso y lo fantástico
Apollonia Saintclair – Entre lo perverso y lo fantástico
Apollonia Saintclair – Entre lo perverso y lo fantástico
Apollonia Saintclair – Entre lo perverso y lo fantástico
Apollonia Saintclair – Entre lo perverso y lo fantástico
Apollonia Saintclair – Entre lo perverso y lo fantástico
Apollonia Saintclair – Entre lo perverso y lo fantástico
Apollonia Saintclair – Entre lo perverso y lo fantástico
Apollonia Saintclair – Entre lo perverso y lo fantástico
Apollonia Saintclair – Entre lo perverso y lo fantástico
Apollonia Saintclair – Entre lo perverso y lo fantástico
Apollonia Saintclair – Entre lo perverso y lo fantástico
Apollonia Saintclair – Entre lo perverso y lo fantástico
Apollonia Saintclair – Entre lo perverso y lo fantástico
Apollonia Saintclair – Entre lo perverso y lo fantástico

Todavía es una incógnita quien está detrás de las ilustraciones de Apollonia Saintclair; una buena estrategia de la artista para no quitarle protagonismo a sus ilustraciones y para, porque no decirlo, que todos los que vemos el trabajo de Apollonia podamos tener la fantasía de si alguna de las creaciones de la ilustradora puede llegar a ser ella misma. Lo que está claro es que la residente en Europa tiene claro que su persona es lo menos importante de sus dibujos en blanco y negro; unos dibujos muy intensos donde el sexo salvaje, la pasión, el erotismo o la homosexualidad son temas que juegan el papel protagonista.

Su trabajo ha sido censurado en varias publicaciones y sobre todo en redes sociales. Como ella misma explica en una entrevista para Diario Registrado: “Me censuraron principalmente en Facebook y Instagram, donde tenía algunas cuentas. Lamento que estas plataformas no pueden o no quieran crear filtros para proteger a los menores de las imágenes excesivas – y no sólo hablo de erotismo. Estas redes están basadas en una cultura de denuncia donde todo el mundo puede aplicar la censura indiscriminada. A largo plazo puede ser la pérdida para todos si cualquier forma de cultura underground o Avant-Garde está prohibida desde Internet sólo porque está perturbando a alguien. Quiero decir, siempre va a aparecer alguien que se ofenda por lo que haces”.

Apollonia siempre ha afirmado que “la tinta es su sangre” y es sangre la que deja en cada ilustración erótica que mezcla la perversión y lo fantástico a partes iguales. Puedes seguir el trabajo de Apollonia Saintclair a través de Tumblr, donde sube todos sus trabajos sin censura, o Behance.