Andre Beato

Varios | Por hace 6 años.
Este contenido viene de la versión anterior de nuestro sitio. Puede que no se vea 100% correcto ;)

Andre Beato
“Apostolado Tipográfico”

Texto: Rodolfo García

“Yo no me considero un tipógrafo, ¡me considero más bien alguien a quien le gusta jugar con la tipografía y las letras!”

Gracias a su talento en la tipografía ilustrada, el portugués André Beato partió de su Lisboa natal a Londres con el fin de hacerse un nombre. Sus clientes son marcas como Nike y ESPN, y su trabajo ha aparecido en un sinfín de medios especializados. En medio de un gran auge en el mundo de la tipografía, Beato hace una retrospectiva del estado de las cosas, explica su vocación y de qué manera la usa como medio de expresión.

Hoy en día, el afiche o poster tipográfico ha tenido un auge sin precedentes en el diseño gráfico y en la industria, tanto publicitaria como editorial. En un mundo dominado por la imagen, la palabra se ha tomado su propio espacio, y con ella las letras, volviéndose éstas protagonistas de la visualidad actual. Basta una mirada a sitios especializados como typojungle, typographicposters y typegoodness, entre otras, para darse cuenta de la importancia y la calidad del fenómeno, y para descubrir nombres como Aron Jancso (Joia_17), Si Scott, Hort (Joia_12) o Alex Trochut (Joia_9).

La letra como forma, la palabra como plasticidad (además de mensaje), tal parece ser la consigna de estos creadores entre los que cuenta el joven portugués André Beato. Con 28 años recién cumplidos, este diseñador partió a Londres, donde se ha hecho un nombre trabajando en diversas campañas y en revistas. Desde Inglaterra, Beato contesta esta entrevista haciendo alusión a lo que lo mueve como artista, a sus inquietudes respecto a esta escena pujante de la tipografía y a su mirada como creador. Ya que, si bien la tipografía es un arte antiguo, es en el último tiempo que ha sido objeto de una valoración revolucionaria.

¿Por qué elegiste dedicarte al diseño?

He decidido seguir el camino del diseño gráfico tal vez porque desde muy temprano he estado relacionado con él. Crecí y pasé la mayor parte de mis vacaciones cuando era niño en el estudio de mi padre, viéndolo trabajar como ilustrador y diseñador gráfico.

¿Tenías aptitudes para el dibujo en la escuela?

Mis compañeros decían que sí, no sé… Bueno, yo creo que sí, ya que solía ser la disciplina que más me gustaba y en la que tuve las mejores notas. Además, siempre me ha gustado dibujar.

¿Qué encontraste en la tipografía que te empujó a convertirte en un tipógrafo?

Una corrección: yo no me considero un tipógrafo. Un tipógrafo es alguien que construye tipos de letra desde el principio hasta el final, con los moldes y las placas de metal, y tiene una comprensión profunda de las cuestiones técnicas relativas a las formas de las letras… ¡yo me considero más bien alguien a quien le gusta jugar con la tipografía y las letras! Es cierto que puedo personalizar algunas letras, pero no del modo detallado y técnico que implica la creación formal de un tipo de letra. Creo que es interesante jugar con la tipografía, porque es posible realizar muchas cosas diferentes con ella, sobre todo cuando se combina con la ilustración, pues ahí adopta otra clase de vida, otra fuerza, y esto me parece realmente emocionante.

¿Qué piensas acerca de la expansión del diseño tipográfico en los últimos años?

Creo que no es sólo algo de los últimos años; es cierto que últimamente se ha mostrado más, con un montón de gente nueva apareciendo, pero la verdad es que la tipografía “ilustrada” se ha ido ampliando año tras año desde hace mucho tiempo. En todo caso, creo que este es el desarrollo normal de cualquier área… ¡y los medios hoy en día permiten que crezca más rápido!

¿Tienes influencias del mundo de la tipografía?

Mi influencia y mi inspiración las tomo de diferentes lugares, no sólo de la tipografía o del área del diseño gráfico. Pero, por supuesto, hay algunos tipógrafos y diseñadores gráficos que me han influenciado mucho: Tony Forster, Herb Lubalin, Lou Dorfsman y Dispigna Tony son algunos de ellos. Además, los chicos de la vieja escuela han dejado un legado fantástico.

¿Qué opinas respecto a que la tipografía sea considerado un arte por sí misma?

Creo que es genial que la tipografía se considere un arte, porque lo es, de hecho, y siempre lo será. En estos últimos años, quizá debido al auge de la tipografía ilustrada, ha habido un reconocimiento mucho más grande de esto.

La revolución a través de las letras

Dentro del afiche tipográfico, cada parte de la letra es un componente plástico, y, más aún, expresivo. El ponerle negritas, rellenarla, utilizar o no serif, darle o no color, ampliar o disminuir el tamaño, todo influye en la expresión de una letra, y esto se eleva al cubo cuando pensamos en las relaciones entre las letras y entre las palabras, todo en el marco de un canal expresivo que tiene sus propios símbolos y códigos gráficos. En otras palabras, todo, absolutamente todo significa, nada es gratuito. Por ello, resulta apasionante descubrir las posibilidades de esta técnica, la que además constituye un signo de los tiempos: prácticamente todos los movimientos estéticos contemporáneos han contado con su propia tipografía, dejando huellas. Desde el Art Nouveau hasta el Art Deco, pasando por el Bauhaus, los partidos políticos (oficialistas y revolucionarios), la psicodelia y el punk. Cada corriente tuvo su propia manera de graficar los textos en sus afiches, sin mencionar los poemas cubistas de Vicente Huidobro, que utilizan el texto como material plástico, además de mensaje. Los artistas actuales del área se nutren de toda esta historia, y dan un paso más reflejando en su trabajo su propia visión de las cosas. Para ellos, las herramientas digitales han sido un factor clave.

¿Crees que hay una cierta “escena” de tipógrafos en este momento?

Sí, de hecho últimamente han aparecido muchas personas que dedicadas a la ilustración tipográfica. Creo que es interesante ver este tipo de fenómenos, no sólo en la tipografía ilustrada, sino también en todo el campo de la ilustración, para observar cómo se desarrollan y cómo terminan estos movimientos.

¿Qué tipo de tipografía prefieres?

¡Me gustan todas! Para ser honesto, es muy difícil. ¡Es casi imposible elegir una! Todas tienen sus particularidades y características que las distinguen de las otras y las hacen especiales.

¿En qué clase de proyectos has estado involucrado?

Por lo general, ilustraciones de artículos para revistas, desarrollo de logotipos para marcas y diseños para colecciones de prendas de vestir

¿Y cómo los has desarrollado?

Depende mucho de la información atribuida, porque hay clientes que tienen ya desde el inicio del proyecto una idea de lo que quieren exactamente, lo cual no me da mucho espacio para maniobrar, mientras que otros te dan una libertad total. En estos casos, siempre depende de a dónde ellos quieren ir con las frases que eligen, pero por lo general sigo mi sentido estético e instintivo.

En cierta medida, el afiche tipográfico es un arte abstracto, que juega con formas y colores más que con figuras de significado (aunque ello también ocurre, dependiendo del caso), por lo tanto, al no ser figurativo, se vuelve una herramienta bella, potente y compleja. Su objeto ya no son símbolos ni íconos, sino plasticidad pura, fluidez, volumen y color; todo esto constituye un vehículo determinante para que el significante, o sea, el contenedor formal del significado, pueda expresarse con la fuerza y el carácter adecuado. Por lo mismo, es misterioso el instinto con el que trabajan los diseñadores tipográficos, pues tienen que vérselas con los significados de lo que está antes del significante.

¿Cómo puedes hacer un diseño de gran alcance visual con algo que no es propiamente una imagen, sino una palabra?

Las palabras por sí mismas acaban dictando el poder visual, porque la palabra desde ya expresa su propio significado, su propio mensaje, lo que me da todas las pistas para definir el diseño.

¿Crees que se trata de un arte sólo para iniciados?

Bueno, tal vez no cualquiera tiene la capacidad de diseñar tipografías, pero tampoco creo que sea un trabajo sólo para aquellos que tienen aptitudes artísticas. No sé… la tipografía ilustrada no tiene fronteras ni barreras. Es para cualquiera, pero, por supuesto, creo que es esencial disponer de un sentido de la estética y el diseño, el resto es algo natural.

De la ciudad y la comunidad

Como ocurre en otras ramas del diseño y las artes plásticas, la tipografía y el afiche tipográfico se han convertido en un arte que se comparte y se estudia en comunidades, favoreciendo la conformación de colectivos. Este es un aspecto más del progreso de las artes tipográficas, progreso que ha estado íntimamente ligado a las grandes ciudades, y particularmente una: Londres.

¿Por qué te mudaste a Londres?

Porque pensé que sería interesante conocer y vivir otra realidad, lo que se me hizo posible porque no había nada que me retuviese en Lisboa. Además, trabajar freelance me dio la chance de moverme con más facilidad a otro país.

¿Cómo te sientes en el Reino Unido? ¿Es un lugar estimulante para vivir cuando eres un artista visual?

¡Me siento muy bien! Y sí, Londres es un lugar muy interesante para vivir como artista. Este fue uno de los tantos aspectos que me motivaron a venirme acá. En esta ciudad siempre hay mil cosas sucediendo al mismo tiempo (exposiciones, eventos, etc.), es realmente una ciudad en la que se respira arte por todas partes.

¿Qué puedes decir acerca de bombo que se le ha dado a la tipografía?

El mundo de hoy está rodeado por la publicidad en todos los lados y la tipografía no es una excepción… lo único que puedo decir es que espero que el bombo pueda traer beneficios y elevar la tipografía a otro nivel (que es lo que creo que va a pasar) y no se convierta en algo trivial…

¿Qué piensas sobre la creación de comunidades artísticas?

Creo que es muy buena la existencia de estas comunidades, porque ayudan a difundir y promover el trabajo de varios artistas. Yo, por el momento, participo en Cargo y en Behance.

¿Con qué marcas has trabajado?

Puedo darte como ejemplo los casos de Montana Cans (Alemania) y Nike; en ambos proyectos el objetivo era la creación de diseños para sus colecciones, en el caso de Montana fue toda la colección de primavera de 2010, ¡una gran experiencia! En cuanto a Nike, por suerte, hasta el día de hoy sigo trabajando con ellos y ¿qué puedo decir?… ¡que es el cliente soñado!

¿Qué piensas acerca de plataformas como typojungle, typographicposters y typegoodness?

Me gustan mucho. Es en este tipo de plataformas donde se publica lo mejor que se está haciendo en el área de la tipografía en todo el mundo; además ayudan a promover y difundir el trabajo de nuevos artistas.

¿En qué clase de proyectos te gustaría participar más adelante?

Bueno, afortunadamente he tenido la suerte de trabajar en algunos proyectos muy interesantes. No me importa si se trata de un proyecto pequeño o de una marca desconocida, con tal de que el trabajo sea motivador y emocionante. Pero, por supuesto, un gran anuncio para una marca como Coca-Cola sería uno reto genial, porque el resultado final tendría una proyección enorme, ¡se vería en todo el mundo!

¿Cuáles crees tú que son los nuevos retos para el arte tipográfico?

Creo que los nuevos retos de la tipografía (como el de cualquier otro arte) es siempre mostrar cosas nuevas y frescas. ¡Elevar el nivel es la consigna!

¿Cómo ves su evolución en el futuro?

Buena pregunta. No tengo ni idea… es algo difícil de predecir, pero sí hay algo claro: ¡el cielo es el límite!