Cargando galería...
“Anatomy of War”, de Noah Scalin
“Anatomy of War”, de Noah Scalin
“Anatomy of War”, de Noah Scalin
“Anatomy of War”, de Noah Scalin
“Anatomy of War”, de Noah Scalin
“Anatomy of War”, de Noah Scalin
“Anatomy of War”, de Noah Scalin
“Anatomy of War”, de Noah Scalin
“Anatomy of War”, de Noah Scalin
“Anatomy of War”, de Noah Scalin
“Anatomy of War”, de Noah Scalin
“Anatomy of War”, de Noah Scalin
“Anatomy of War”, de Noah Scalin
“Anatomy of War”, de Noah Scalin

ItWasAGoodDaySM
Las mismas armas que se usan para disparar hacia órganos vitales que arrebatan la vida de las personas, poseen, en la serie de esculturas Anatomy of War, sus propios intestinos que “las mantienen en vida”. El artista Noah Scalin sitúa a un nivel humano, como si fueran una extensión del cuerpo, las herramientas para matar utilizadas en las guerras que se suceden en todo el mundo; una AK-47 (conocida como Kalashnikov), y una arma del mayor fabricante de armas cortas de Estados Unidos, Smith & Wesson.

“Es imposible separar la violencia de las guerras abiertas en el mundo de las armas que se utilizan en ellas”, afirma Scalin. “La idea de esta serie, Anatomy of War, es abrir un debate a nivel humano”, añade el artista, que quiere distanciarse de toda discusión política en relación a los conflictos bélicos. Lo que realmente importa aquí son las vidas humanas que se lleva por delante la violencia que generan las guerras.

noah-scalin-anatomy-of-war-designboom-05
Scalin disecciona las armas de forma meticulosa para revelar un set de órganos vitales con gran realismo, muy alejados del interior frío y metálico que suelen tener estos dispositivos. Las esculturas hechas con arcilla polimérica, pintura acrílica y esmalte, nos muestran armas tan frágiles como los cuerpos hacia los que se apuntan para matar o amenazar, pero que en todos los casos presciden de un cerebro, son pura visceralidad.

A pesar del realismo de los intestinos que componen las formas bélicas, el resultado es cercano al surrealismo por la interpretación que se desprende de ellas. Stalin suele trabajar con conceptos cercanos a la muerte, la violencia o la devastación, sobre los que arroja luz con conceptos o objetos fruto de la innovación o el desarrollo tecnológico del ser humano.