Este contenido viene de la versión anterior de nuestro sitio. Puede que no se vea 100% correcto ;)

Aunque nació en Glasgow, Inglaterra, su popularidad como fotógrafo tiene estrecha relación con la historia de Estados Unidos. Trabajó como aprendiz de joyero y otras actividades hasta que su familia se trasladó a EEUU en 1856. Su interés por la fotografía creció cuando, a raíz de la guerra civil, se hizo conocido como retratista de los soldados que iban a la guerra.  Esto lo llevaría a conocer al mismísimo Presidente de Estados Unidos: Abraham Lincoln.

El asesinato del presidente norteamericano dio un broche de oro a su carrera ya que tomó la última foto de Lincoln y el único también en ser autorizado para fotografiar a los acusados y su posterior ejecución. La crudeza de las imágenes se une con la fuerza de la realidad para mostrar una historia que dio comienzo al foto-periodismo.