Cargando galería...
Air Max 95 – La historia escondida
Air Max 95 – La historia escondida
Air Max 95 – La historia escondida
Air Max 95 – La historia escondida
Air Max 95 – La historia escondida
Air Max 95 – La historia escondida

AM95_1995_Hero_V1

Desde las ´95 hasta la eternidad

Dos décadas han pasado desde el debut de las Air Max 95. El paradigma de las zapatillas de Running cambió, con su distintivo color amarillo neón, irradiaba una extraña confianza. Siendo totalmente diferente a los productos que existían en el mercado, esta zapatilla logró atención inmediata.

Una de las principales fuentes de este éxito fue el diseñador, Sergio Lozano. Desde el día en que fue reclutado para el proyecto Air Max, una fuerte seguridad en sí mismo y su equipo llevaron a que la Air Max 95 fuera revisada innumerables veces hasta lograr su producción. No fue algo fácil.
Similar a Air Max 1, el diseño de Lozano tuvo oposición. “En la primera revisión el concepto de las Air Max 95 no tuvo éxito, ya que algunas personas pensaron que era bueno y a otras no les gustó para nada”, comenta el diseñador respecto a los obstáculos que tuvo mientras diseñaba la AM95. Gracias a su equipo, continúo con su visión y creó una zapatilla que se convirtió en un legado dentro de la familia Air Max. “Hay algunos grandes campeones que estuvieron detrás de esta idea y sin ellos esta zapatilla nunca se hubiera faricado”, señala.

“En la primera revisión del concepto de las Air Max 95 no tuvo éxito en el directorio, algunas personas pensaron que era bueno y a otras no les gustó para nada”, Sergio Lozano.

Un negocio riesgoso

En los 90’ Nike Running había crecido más que Nike Basketball. Imaginándose una generación que llevaría un estilo deportivo, el equipo de Running sabía que tenía que continuar por ese camino. El proyecto Air Max fue posicionado de manera de recapturar la energía que rodeaba a esta categoría a fines de los 70’ y principio de los 80. Tenía que ser notorio y provocativo, y diferente a todo lo que se había diseñado anteriormente. “El equipo de Running quería mezclar cosas y al mismo tiempo tomar riesgos. Creo que yo fui ese riesgo”, recuerda Lozano.

Nike-Air-Max-95-Ad-vintage-ad

Rompiendo límites

Previo a 1994, Lozano todavía tenía que trabajar en los productos de Running. Hasta este momento, sus principales focos fueron Tenis, Training y los productos de ACG. El repentino cambio no fue una sorpresa. La comunidad de diseño de Nike era mucho más pequeña en ese entonces y trabajar en una amplia gama de categorías era un procedimiento normal.

Sólo después de cuatro años de trabajo en Nike, un joven Lozano fue encomendado para liderar el nuevo proyecto de Air Max, pero en realidad su viaje conceptual ya había comenzado. Una lluviosa tarde, previo a formar parte del equipo de Air Max, Lozano encontró inspiración mientras disfrutaba los paisajes de Beaverton: “Estaba mirando a través del lago hacia unos árboles y comencé a visualizar el proceso de erosión de la lluvia sobre la tierra y pensé que sería interesante que el producto perfecto fuera desenterrado por la erosión”. Dibujó un rápido boceto, con las mismas estrías que se encuentran en las paredes del Gran Cañón y escondió su idea en el cajón.

La inspiración toma cuerpo

Durante los meses siguientes, el boceto permaneció inalterado hasta que las sesiones de brainstorming de Air Max dejaron insatisfecho a Lozano. Para impulsar de nuevo a la familia Air Max, él tendría que llevarlos hacia algún sitio realmente único. Pronto sus ideas se volvieron a encender y su boceto realizado ese día de lluvia, comenzó a hacerse patente. Con este bosquejo como modelo, Lozano junto a su equipo se propusieron introducir en la parte delantera aire visible, enfocándose en que la amortiguación con aire para el Running requiriese una mayor protección.

A pesar de su progreso inicial, Lozano aún tenía en mente algunas preguntas. “Me acordé de la frase que Tinker Hatfield utilizaba siempre que cuando trabajaba en otros proyectos: ‘Ok, así que eso es un gran diseño, pero ¿cuál es su historia?’. Y encontró su respuesta en unos libros de anatomía que había en la biblioteca de diseño de Nike. Lozano se sintió atraído por la correlación entre la construcción del cuerpo humano y los elementos esenciales del diseño de producto. El resto fue sencillo y todo lo que tenía que hacer era recoger los enlaces que tuvieran más sentido. Así, las costillas humanas, vértebras, músculos y piel fueron los principales puntos de la inspiración de la primera Air Max 95.

AM95 ANATOMY FNL

Si es fácil no vale la pena hacerlo

La mayor fortaleza de Air Max 95, su individualidad, fue también su mayor obstáculo. A medida que el diseño entraba en una nueva fase de revisión, Lozano y su equipo se dieron cuenta rápidamente que aún se podía dar por concluido. La estética era tan diferente que hizo que se cuestionara su potencial. “Habia amantes y enemigos. Pero uno sabe que tiene algo bueno cuando genera este tipo de reacciones emocionales”, explica Lozano. Al principio, el diseño no incluyó un Swoosh en absoluto. Esa elección con otras dos primicias Nike, como el aire visible en la parte delantera del pie y la suela negra, eran los puntos de mayor preocupación. Pero Lozano y su equipo no abandonaron el proyecto y eventualmente derrotaron a la oposición.

Sobre por qué la Air Max 95 no incorporaba el Swoosh, Lozano señala: “Nos dimos cuenta de que Nike era bastante reconocible como marca y que este nuevo diseño podría valerse por sí mismo. ¿Para qué lo necesitaríamos? Ya teníamos aire visible y estábamos estrenando aire visible en la parte delantera. También había que ver dónde se ubicaba. El diseño de los zapatos no permitía que fuera incorporado en el lugar tradicional, (el costado de la capellada), sin alterar sus características. Al final, el Swoosh fue puesto en la parte posterior de la capellada. El Swoosh se consideró como algo puntual”.

Cuando finalizaron el diseño, había llegado la hora de decidir qué colores incorporaría. Originalmente, Lozano propuso que fueran funcionales, tal como lo era esta zapatilla en general. “En Oregon las personas corren mientras llueve, realizan trail en cerros, y luego de los primeros kilómetros sus zapatillas se ven sucias. Yo quise distinguir eso”. Su gran confianza de siempre nuevamente irrumpió, cuando decidió incorporar el gris como uno de los colores predominantes. “Me habían dicho que el gris no se vendía bien, por lo que lo tomé como un desafío”. El negro y el gris oscuro fueron usados en la base de la zapatilla donde la suciedad se acumula mayormente, y se iba degradando a colores más claros hacia arriba. El color amarillo neón fue elegido para la firma de Air Max 95, como un homenaje a los colores que Nike tradicionalmente utilizaba en sus kit de carrera.

Con mucha perseverancia, Lozano y su equipo lucharon revisión tras revisión para que la zapatilla fuera elaborada. Su gran seguridad finalmente dio fruto y esta zapatilla pasó a ser el sinónimo de los movimientos musicales desde Londres a Nueva York, cuyos característicos y temerarios sonidos sonaban en paralelo a la estética sin complejos de esta zapatilla. La cultura juvenil que fue parte de la primera Air Max 95 y de la franquicia Air Max hizo que se transformara en un ícono de su estilo. La apuesta de Nike en la categoría de Running tuvo un buen resultado y logró que ésta se reafirmara poderosamente, así como también, lograra introducirse en la mente de jóvenes diseñadores en todo el mundo. Después de unos maduros 20 años, el concepto de Sergio Lozano continúa influenciando el diseño contemporáneo.

AM95 MONSTER FNL